La leyenda de Alejandro Magno

En las siguientes líneas os recojo una entrada sobre Alejandro Magno, el ganador de nuestro personaje PaullusHistoricus, que preparé para el portal queaprendremos hoy, donde Paullushistoricus colabora.

Alejandro Magno Louvre Autor de la Foto: Hohum

Alejandro Magno Louvre Autor de la Foto: Hohum

Uno de los personajes históricos más recordado de la Antigüedad es, sin duda alguna, Alejandro Magno, el heredero del trono macedónico, quien no solo consiguió ponerse al mando de las ciudades griegas, sino que también consiguió someter al poderoso Imperio Persa y llegar incluso a la India. Su muerte le sorprendió en Babilonia a los 33 años (323 a.C.), pero no fue el fin de su influencia. El forjamiento de su leyenda no tardó en producirse, y su figura perduró durante todo el periodo de la Historia Antigua y más allá; admirado por unos, pero también criticado por otros. ¿Cómo fue esta doble imagen?, ¿Quienes fueron sus “fans”? ¿Y sus detractores?

Busto de Alejandro Magno como Kosmokrator.

Busto de Alejandro Magno como Kosmokrator.

Cuando muere un famoso de forma repentina, se dan lugar a un buen número de especulaciones, lo mismo le pasó Alejandro, y es que una de las versiones fue la de que fue envenenado por algunos de sus generales de confianza, como por ejemplo por orden de Antípatro. Algo casi imposible de demostrar, pero seguramente derivadas de las acusaciones vertidas por Olimpia, madre de Alejandro, y recogida en escritos de historiadores como Arriano (Siglo II dC).

Otro tema un tanto polémico fue el de su sucesión. Ya que tras su muerte no había un heredero oficial, a pesar de que su esposa Roxana esperara un hijo, un hecho que fue entendido como una falta de previsión para una persona con tanto poder. Otro texto conservado fue el supuesto testamento de Alejandro al que hacen alusión diversos historiadores de la antigüedad y de las diversas interpretaciones que hicieron de este, lo que nos hace deducir la existencia de varias versiones, y por lo tanto un halo de misterio y confusión fundamental para el nacimiento de un mito.

Detalle relieve gesto de Proskynesis a un monarca persa.

Detalle relieve gesto de Proskynesis a un monarca persa.

Y es que como muchos caudillos de la antigüedad, Alejandro Magno adquirió una condición casi divina. No era tan fácil en el mundo griego asimilar a un mortal como un dios, pero había un ser mitológico en la que Alejandro podía encajar, la del héroe. Imitando a Heracles, hijo de Zeus pero con un supuesto padre mortal (Anfitrión), pudo hacerse ver como hijo de Amon- Zeus (tal y como recogen las fuentes sobre su consulta en el oráculo del citado dios). Seguramente esta concepción fue fruto de una política autopropagandística del mismo Alejandro, del deseo de considerarse un ser superior al resto de los mortales. Uno de los ejemplos más claro fue el intento de adoptar la costumbre persa de la proskynesis en un gesto de despedida que variaba del rango de quien lo realizaba (arrodillarse, beso en la mejilla o incluso en los labios) como un acto de sumisión, y que los griegos pensaban que eso solo estaba reservado para los dioses.

Algunos de sus subordinados se mostraron reticentes a darle ese trato. Lo que para uno fue considerado una muestra de virtud y poder, la de un prototipo de héroe conquistador, benefactor y protector de unos pueblos considerados inferiores; para otros, provocó un sentimiento de rechazo y crítica hacia su figura, la imagen de un personaje populista, ordinario y demagogo, y asociado a la figura de Dionisos, un semidiós menos serio. Dos posturas opuestas que abrían el debate hacia la instauración de un culto hacia la figura de Alejandro Magno, una vez fallecido este.

comodo_como_hercules

Retrato de Cómodo con atributos de Hércules.

Esta doble interpretación de la figura de Alejandro persistió en siglos anteriores. Por ejemplo, en el Imperio Romano se convirtió en un modelo a seguir para muchos de los emperadores. Suetonio, quien en su día escribiera la biografía de los primeros emperadores, nos cuenta que Augusto se hacía llamar Kosmokrator (dueño del universo), y que incluso se dirigió al lugar de enterramiento de Alejandro en Egipto para rendirle honores divinos. Esta admiración no se basó solo en una imitación personal, sino que también en sus hazañas, sobre todo en la justificación de las campañas de conquista hacia Oriente, sobre todo en época de la dinastía antonina. De esta época me viene a la mente el famoso retrato de Cómodo como Hércules, cubierto con la piel del León de Nemea, en la línea de Alejandro.

Como contrapartida a este modelo de rey helenístico, decir que era algo que chirriaba en la tradición romana, y que no siempre generó aceptación. Algunos autores del momento contribuyeron a la creación de una pequeña leyenda negra sobre el macedónio, realizando algunas descripciones peyorativas y que seguramente fueran críticas a la autoridad del momento, esa autoridad que se servía de Alejandro Magno como modelo.

A modo de conclusión, la repercusión del paso de Alejandro Magno ha sido intensa a lo largo de los siglos, y en buena parte gracias a esta mitificación de su persona, de sus luces, pero también de sus sombras, haciendo aumentar las especulaciones sobre su persona, como muchos otros famosos a lo largo de la historia. ¿Se os ocurre un nombre?

Bibliografía| Guzmán Guerra, A.; Gómez Espelosín, F.J., (2001) Alejandro Magno, de la historia al mito, Alianza Editorial, Madrid

Más Información| Alejandro Magno 

Imagen| Alejandro Kosmokrator, Gesto Proskynesis, Retrato Cómodo Hércules.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s