Enrique VIII: todo un gran desafío.

Aprovechando el juego planteado en el blog (En busca del Personaje PaullusHistoricus), me dispongo a escribir una serie de post sobre cada uno candidatos a ganar.

Es innegable que el siglo XVI es una época fascinante en cuanto a historias de las cortes europeas, y es que coincidieron Carlos V, Francisco I y por último Enrique VIII.

En esta ocasión nos detendremos en el territorio inglés para conocer algunas pinceladas sobre la vida de Enrique VIII (1491-1547). Famosos por sus seis mujeres y por ser el artífice de la ruptura con el papado de Roma, y originando una Iglesia Nacional.800px-Hans_Holbein_d._J._074

Es considerado el más absoluto de los monarca ingleses (salvando las distancias con Europa y conociendo las particularidades de la corona inglesa).

Se convirtió en sucesor del reino tras la muerte de su hermano Alfonso, quien se había desposado con Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, fruto de una alianza con la Monarquía Hispánica. Debido al interés por mantener tal relación, el futuro matrimonio con la que era su cuñada fue tomando fuerza. Una unión no exenta de polémica, y que tenía que ser aceptada por el Papa, alegando que el matrimonio con Alfonso no se había consumado (este hecho será significativo en los intentos posteriores por disolver el matrimonio entre Enrique y Catalina).

Los tiempos se fueron definiendo este proceso de “divorcio”, por la enemistad que tenía con el reino de Francia, sobre todo cuando Francisco I accedió al poder. En determinado momento, Enrique VIII actuó como “mediador en la lucha entre Carlos I y Francisco I, pero la lucha por ser el nuevo emperador acabó por defender su propio camino, e incluso se postuló como uno de los candidatos.

El deseo de tener un heredero varón (a pesar de que las mujeres podían tener derechos sobre la corona), fue uno de los detonantes para la separación con Catalina, que solo le había podido dar una hija, María (que paradójicamente reinó más tarde), y fue una de las razones de su ruptura con la Iglesia Católica, una institución que estaba perdiendo poder frente a esto grandes monarcas europeos. Ana Bolena, mujer de la que se había enamorado se convirtió en su segunda esposa (aunque como sabemos, no fue la última).

Retrato de Catalina de Aragón

Retrato de Catalina de Aragón

Enrique VIII fue el que dio un paso más allá y constituyó la propia iglesia anglicana. Lo que le convierte en uno de los grandes motores del cambio en la Europa del siglo XVI.

En conclusión, un personaje histórico muy interesante, que puede generar percepciones contrariadas, pero que os invito indagar más sobre su vida.

Saludos,

PaullusHistoricus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s