El origen del ser humano(1): los primeros homínidos

evolution-1295256_1280

Uno de los temas que ha causado interés en la humanidad, ha sido sin duda el origen de la especie humana. Es en el inicio de nuestro pasado donde nos hacemos diferentes preguntas: ¿Cómo hemos llegado hasta nuestra forma actual? ¿En qué nos hemos diferenciado de nuestros primos más cercanos?

Respecto a la teoría del Big Bang, gran explosión que creó la materia, la energía, el tiempo y el espacio, por lo tanto, el origen del universo hace unos 13.500 millones de años; o a la formación del planeta Tierra hace unos 3.800 millones de años, los 70.000 años de acción del Homo Sapiens y su desarrollo se puede considerar un tiempo realmente breve.

Una revolución cognitiva que se considera el punto de inicio de nuestra historia, aunque realmente no hablamos de un inicio desde 0. Y es que hay varios estadios evolutivos previos a tener en cuenta.

Hace 2,5 millones de años que ya había unos animales que empezaban a mostrarse muy parecidos a hombre actual, por lo tanto de la familia de los hominidos.

Los homínidos (Hominidae) son una familia de primates hominoideos, en la que se incluyen 4 géneros y 7 especies hoy vivientes, entre las que se encuentran el ser humano, orangutanes, gorilas, chimpancés o bonobos).

Uno de los primeros homínidos a tener en consideración fueron los Australophitecus, conocidos como los “simios del sur”. Hace aproximadamente dos millones de años, algunos de ellos abandonaron sus tierras africanas hacia Europa y Asia, donde tuvieron que adaptase a nuevos espacios y condiciones para la supervivencia. Generando nuevas especies del genero homo. Por ejemplo el homo neanderthalensis eran más corpulentos y musculosos que nosotros, y se habían adaptado al clima frío de la Eurasia occidental durante la era glacial.

Pero existieron algunos más, por ejemplo el homo erectus, de la zona de Asia Oriental, que lograron sobrevivir cerca de los 2 millones de años (de momento la especie que tiene el récord). O el homo soloensis adaptado a las condiciones tropicales de la isla de Java. Existen más ejemplos y algunas cohabitaron este planeta durante un periodo de tiempo.

Características claves del género homo.

Hay sin duda una serie de rasgos que han definido a las especies de nuestro genero. Empezando en primer lugar por el tamaño de nuestro cerebro, relativamente grande respecto a nuestro cuerpo. Una ayuda táctica que nos da ventaja frente a otros animales, evitando siempre un combate cuerpo a cuerpo.

Otro carácter singular es la postura bípeda, lo que permite caminar mayores distancias, tener una mayor visibilidad de nuestro entorno (bastante útil para la detección de depredadores en los tiempos que habitaba la sabana). Y además la liberación de las dos extremidades superiores permitió la realizar tareas más complejas como la creación de artefactos y herramientas para un uso determinado. Sin embargo, la postura erguida y recta presentaba algunas desventajas, como la de soportar una cabeza grande sobre un cuerpo que iba a dos patas solía provocar dolores de espalda y cuellos agarrotados. También era un peligro el momento del parto, con la dificultad de pasar el cráneo del bebé por el canal uterino, cada vez más estrecho por la postura bípeda. La selección natural favoreció los partos prematuros, hacia momento en que la cabeza del bebé aún era pequeña y flexible. Aunque el desarrollo postparto requería una atención mayor en los primero años de vida (un aspecto que diferencia al genero homo con otros animales). La vida en pequeña comunidad también era necesario para esa supervivencia con un reparto de tareas y el nacimiento de unos vínculos más fuertes, por lo que también destacamos este desarrollo de habilidades sociales.

ancestor-1257195_1280Por otra parte, el tema de la alimentación, un animal con una dieta variada, omnívora, que ocupaba un lugar insignificante de la cadena alimenticia. Temeroso de grandes depredadores, y que no se dedicaba a la caza mayor. consiguió dar un salto importante. Con la creación de herramientas que les permitía acceder al tuétano de los huesos de aquella carroña que quedaba de las presas de los grandes depredadores, y que aportaba nutrientes muy energéticos que hacían crecer la masa cerebral.

Como podéis deducir, es un resumen esquemático de un tema muy amplio al que os animo a indagar. En la siguiente parte hablaremos del HomoSapiens. Os invito a comentar, preguntar, debatir, compartir.

Un Saludo Cordial,

PaullusHistoricus

Via| Noah Harari, Y., (2014) Sàpiens. Una breu historia de la humanitat. Edicions 62

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s