Cambrai: la paz de las Damas y el “fin” de un enfrentamiento

La serie de Carlos Rey Emperador no deja de ser un caramelo para cualquier aficcionado a la Historia. A pesar de ciertas licencias históricas, reviven ciertos episodios que merecen ser recordados. Uno de ellos es el que protagonizan Margarita de Austria, tía del emperador Carlos, y la madre de Francisco I, Luisa de Saboya. Sin duda fue la clausura de una de las guerras (no la última) entre estas dos grandes fuerzas europeas, en este caso disputándose los territorios italianos del Milanesado.

Margarita de Austria

Margarita de Austria

Luisa de Saboya

Luisa de Saboya

Francisco I había conseguido crear una coalición anticarolina, conocida como la Liga Cognac, juntamente con Enrique VIII, el Papa Clemente VII y algunos estado italianos. El monarca francés no consiguió aprovechar algunos acontecimientos que ponían al emperador en el punto de mira, como el Saqueo de Roma de 1527, por las tropas imperiales. Ni la contratación de Andrea Doria, un importante mercenario con poder naval, fundamental para el asedio de Nápoles y que acabó por cambiarse de bando. Un desgastes de fuerzas, que hacían necesaria una paz, una tregua que permitiera evitar una gran devastación, y una debilidad frente la amenaza del Turco cada vez más latente en Europa.

Representación Saqueo de ROma, elaborada en el s.XIX

Representación Saqueo de ROma, elaborada en el s.XIX

Dos fueron las paces fundamentales, la primera entre el Papa y el Emperador, (Barcelona, junio de 1527) y la paz de Cambray, en Agosto de 1527.

Con el fin de evitar un encuentro entre estos dos grandes rivales, fueron representados por las ya mencionadas Margarita de Austria y Luisa de Saboya. Dos grandes poderes implicadas activamente en la política europeas, velando por los intereses de sus representados. Significativo fue que estuviera protagonizados por mujeres, de allí el nombre de Paz de las Damas y por ello señalar su importancia históricas. Ambas son ejemplos del papel que desempeñaron algunas mujeres vinculadas a un poder regio, pero también parte importante en la toma de decisiones.

Paz de las Damas, Francisco Jover, XIX

Paz de las Damas, Francisco Jover, XIX

En dicha paz se ratificaron algunos acuerdos que se habían marcado en la anterior paz de 1526. Pero con un intento de limar asperezas. Por una parte Francia renunciaba a sus aspiraciones sobre el Milanesado, pero mantenía sus derechos sobre la Borgoña. Además se aceptaba el pago por la liberación de los hijos del monarca, y se daba luz verde a la boda pospuesta de Francisco I con Leonor de Austria.

Se abrió un breve periodo de tregua, aunque no tardaron mucho en aflorar las enemistades, y nuevas problemáticas para el poder del emperador Carlos (que recordamos que fue coronado en 1530).

Una agitada época, en cuanto a movimiento político se refiere. Os animamos a conocer más sobre el tema y a pensar históricamente.

Un Saludo,

PaullusHistoricus

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s